NUEVO RETO SOCIAL: LA SEGURIDAD VIAL.

Las vías son compartidas por distintos usuarios, cada uno con sus derechos y sus obligaciones. Por ello es necesaria la colaboración entre todos: conductores, peatones y nuevos vehículos, llamados de movilidad personal, para que la seguridad vial sea un hecho. Conocer las normas de circulación, respetar la señalización…No parece complicada la cuestión en sí. El problema se plantea cuando se desarrollan nuevas formas de movilidad y la regulación legal para su desplazamiento, no.

Durante muchos años el coche tuvo la hegemonía. Era incuestionable que en la carretera el coche tenía prioridad. Sin embargo, otros vehículos pueden circular por la calzada, en la mayor parte de los casos, en carriles diseñados para ellos. Otras veces en cambio, deben compartir el espacio. Aquí es donde empiezan a surgir problemas. Quizás sólo sea cuestión de actitud. Adaptarnos a la nueva situación. Somos más y todos tenemos derechos y obligaciones.

Cuando conducimos un vehículo realizamos un desplazamiento de un lado a otro, por una vía y un entorno que cambia constantemente, montados en una máquina muy compleja que, a pesar de su perfección y del buen conocimiento que tenemos de su manejo y comportamiento, no siempre responde como esperamos. Esta gran complejidad de la tarea de la conducción hace que los conductores deban mantener una actuación continua sobre el vehículo que les permita ajustar constantemente la trayectoria del vehículo por la vía, sin salirse de ella y sin colisionar con otros usuarios de esta.

El conductor, mientras conduce, está recibiendo información permanente de la situación de la vía y su entorno, lo que le permite una conducción segura; por lo tanto, cuanto mejor sea la información y en mejores condiciones la reciba, mejor será su respuesta a la conducción. Por ello una buena visibilidad de la señalización es tan importante.

Como usuario de la carretera deberá colaborar con el resto de los usuarios, así de este modo, no debe sorprender con movimientos o maniobras imprevistas, prohibidas o peligrosas. Tampoco molestar incumpliendo las normas, causando perjuicios o faltando a la educación cívica con modales incorrectos. También debe comprender las advertencias y disculpar los errores de los demás y facilitar la conducción.
Igualmente implica prever los movimientos e intenciones de otros.

Los peatones, asimismo son usuarios de las vías, por lo que deberán cumplir una serie de obligaciones. Quizás, la principal es que deben transitar por las zonas peatonales y, cuando no existan o no sean practicables, por el arcén o por la calzada.

Otros nuevos vehículos han tomado protagonismo estos últimos tiempos, son los patinetes eléctricos y las bicicletas. Ya son muchos, los que optan por dejar aparcado el coche y desplazarse, no sin pocas dificultades, por la vorágine de calles de las grandes ciudades.

La falta de regulación en el uso de los patinetes eléctricos está llenando la actualidad informativa. Prácticamente a diario se producen atropellos de estos a peatones, quizás por esta falta de normativa reguladora, por lo que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha explicado que están trabajando en una regulación nacional. Tendrán la consideración de “vehículos de propulsión eléctrica”, no podrán circular por aceras y estarán limitados a 25 kilómetros por hora. Sin embargo, desde su aparición en los últimos años y sobre todo a partir de su popularización este 2018, varias ciudades españolas, como Madrid y Barcelona, han regulado ya el uso de los llamados Vehículos de Movilidad Personal (VMP) y otras, como Valencia o Zaragoza, preparan normativas de inminente aplicación.

En definitiva, todos los conductores y demás usuarios de la vía pública debemos asumir la responsabilidad de cumplir la normativa existente, evitando ser un peligro u obstáculo para los demás, adoptando un comportamiento adecuado en cada momento. Protegiendo con nuestros actos a los más vulnerables.

Todos somos seguridad vial y nuestra actitud ante ella, ya sea en coche, andando o en patinete debe ser de respeto a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *