AHORA SÍ QUE HA LLEGADO EL INVIERNO Y NO EL DE JUEGO DE TRONOS PRECISAMENTE.

Con la llegada del invierno y sus temidas olas de frío, debemos saber que, además de todas los riesgos habituales a los que nos enfrentamos, otros factores, unos fortuitos y otros no tanto, pueden afectar a nuestra conducción. Hielo, escarcha, lluvia…

 

Diversas plataformas nos ofrecen una serie de consejos para no quedarse atrapado en la carretera si nos movemos en zonas de montaña, puertos, zonas de nieve o con bajas temperatura, para saber cómo adaptar la conducción al tipo de climatología adversa y cómo hacerlo según el tipo de vehículo que llevemos. También la DGT, nos recomienda consultar el estado de las carreteras para no llevarnos sorpresas. En la dirección http://www.dgt.es/es/el-trafico/ encontramos información actualizada o bien llamando al teléfono 011. Aun así, y puesto que la naturaleza, algunas veces, se comporta como le parece, debemos atender a estos consejos que en la práctica no son complicados de realizar. A lo mejor nos lo podríamos plantear de forma similar al cambio de ropa de nuestros armarios… En SIGNALED siempre nos preocupamos por tu seguridad vial, así que te recomendamos algunas cosas que puedes realizar si vives o tienes que desplazarte por carreteras donde las condiciones climáticas puedan comprometer tu conducción.

Consejos cómo:

  • Revisar el vehículo, sobre todo el nivel de líquido anticongelante
  • Consultar el estado de las carreteras previo al viaje
  • Llenar el depósito
  • Al aparcar, dejar los limpiaparabrisas levantados para evitar que el peso de la nieve los rompa
  • Si estacionamos nuestro vehículo y sabemos que nevará, no poner el freno de mano sino una marcha metida
  • Utilizar el climatizador o aire acondicionado con aire caliente para evitar que se empañen los cristales por el cambio de temperatura interior/exterior
  • Y si se congela la cerradura, debemos calentar la llave con un mechero e introducirla lentamente.

Hasta aquí unas recomendaciones generales, que seguro en más de una ocasión, habremos escuchado cuando llega el invierno.

Ahora vamos a realizar otras más especificas que tendremos en cuenta una vez hayamos iniciado la marcha.

  • Uso del cinturón de seguridad: debemos hacer uso de este sistema de seguridad y en caso de nieve o hielo aún más, ya que la falta de adherencia en estas situaciones puede provocar una pérdida de control en nuestros vehículos y ser desplazados por el habitáculo del coche de un lado a otro en caso de colisiones
  • Conducir con suavidad para reducir el riesgo de perder el control del vehículo si el pavimento tiene escarcha o hielo. Otro consejo curioso: nunca debemos intentar frenar con las ruedas fijas, ya sea rectas, hacia la izquierda o a la derecha.
  • Mantener la distancia de seguridad, acompasándola a la del vehículo que nos precede. En situaciones de climatología adversa, la distancia debe aumentar considerablemente, ya que el tiempo que tardamos en detener el vehículo, sobre nieve o hielo, es mucho mayor que en seco.
  • Puesto que las condiciones meteorológicas y el mayor número de horas de noche pueden reducirla sustancialmente, sería conveniente el uso de las luces antiniebla o de largo alcance evitando el deslumbramiento.
  • Si vivimos en zonas con bajas temperaturas o zonas de gran altitud tendremos que seguir un entrenamiento básico para el uso de cadenas o neumáticos de invierno. Muchas asociaciones organizan estos días cursos rápidos para ello o más cómodo aun, en Youtube hay muchos tutoriales donde aprender todo lo necesario para colocarlos, puesto que, ante situaciones de riesgo, la autoridad competente puede prohibirnos la circulación en caso de no disponer de dichos dispositivos.

  • Equipamiento: Recomendamos llevar en el vehículo una linterna, un par de mantas, chalecos reflectantes, abrigos que incluyan reflectores, vestimenta cómoda, rascador para quitar el hielo de los cristales congelados una alternativa sería rociar el cristal con alcohol de quemar y rascar con una tarjeta de crédito. Pero lo más sensato es disponer en el vehículo de estos elementos que nos pueden sacar de más de un apuro.

Pues hasta aquí nuestras recomendaciones para que en invierno como en cualquier época del año nuestra seguridad vial y la de todos no se vea comprometida.

Coincidimos con la DGT cuando recomienda tener siempre presentes las 2 Reglas Básicas para la conducción en invierno: la PREVENCIÓN y la PRUDENCIA, que nos permitirán circular por carretera en esta época del año en las mejores condiciones de Seguridad Vial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *